martes, 1 de septiembre de 2009

Vivir de espaldas

Ya no quiero que me beses. Si no queda más remedio hazlo en mi espalda pues tengo miedo a que me contagies tu adorable sonrisa, tus infinitas ganas de vivir o la gripe.

Lo llevaré como una hermosa penitencia, acudiré a misa para que el sacerdote me expíe de culpas. No será difícil, me lo dirá de espaldas. Tiene miedo que le contagie mis deseos de justicia social, mis deseos sexuales o quizá la gripe.

Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine patris et filii et spiritus sancti…

6 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Yo sigo besando de frente, aun a riesgo de sucumbir en los infiernos...
Besitos/azos (de frente).

Belén dijo...

Que no, que no hay tal gripe ya lo verás!

Tu date la vuelta que somos muchos los que vivimos de frente (o al menos lo intentamos...)

Besicos

marisa bop dijo...

Me da que ni por Real Decreto podrían regular el temita de los besos. Quizá otra opción sería dejar de respirar para no gripar así como los que dicen que para no contraer el sida lo mejor es no...
Qué queréis que os diga, que cuando os vea os pienso dar, al menos, dos besos de los de toda la vida.

estilografic.blog dijo...

Pues en mi curro están todos obsesionados. Quieren que vayamos todos juntitos a vacunarnos lo antes posible, han comprado una caja entera de mascarillas, y de besar... es que ni hablamos.

Yo ya les he dicho que conmigo no cuenten, y si hace falta me pillo una gripe A, B ó C y me doy de baja una temporadita.

marisa bop dijo...

Lo malo de esta gripe es la incertidumbre en la toma de medidas y en el tratamiento de la información. Yo a priori no tengo miedo y estoy menos rallada desde que sé que no van a vacunar a los niños. Tengo mucho más temor a otras enfermedades. Espero que al menos, con las medidas profilácticas que se supone que vamos a adquirir, evitemos otro tipo de contagios.
En cualquier caso no pienso cambiar mis hábitos de relación. Eso sí, excusa perfecta para no rozarme con las personas que no me agradan.
No es tu caso, Estili ;)
Así que toma, un beso.

Carlos Añejo dijo...

Amen