miércoles, 29 de octubre de 2008

Flores raras

Paseando esta tarde iba mirando al suelo y me he fijado que en los bordes de la acera, entre baldosa y baldosa, crecían flores. No se me ocurre un mundo más hostil para una flor pero allí estaba.

En contra de la teoría darwiniana sobre la selección natural por la cual la naturaleza permite vivir a los individuos más fuertes o inteligentes diré, muy al contrario, que sólo persisten los seres más acomodaticios a su entorno ecológico.

Así me siento yo en el trabajo que tengo desde hace ya doce años (¡Dios santo!). Como el cactus, transformo mis hojas en espinas para evitar la pérdida de energía. Como el camaleón, disfrazo mis sensaciones y me visto de azul y gris para pasar desapercibida. Me hecho rauda como el leopardo para huir de los malos farios, venenosa como aspid para asustar a mis posibles predadores…

Todas estas transformaciones no son un síntoma ni de fuerza ni de inteligencia sino un reflejo de cobardía y torpeza por no mandar todo al garete. Y lo que más me molesta es que soy así en el resto de ámbitos vitales.

En fin, cualquier día de estos desarrollo raíces aéreas y no paro de volar.

(IMAGEN TOMADA DE INTERNET)

4 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Cuando uno decide reflexionar en voz alta no suelo enmendarle la plana. Sólo escucho, aprendo y callo.
Y dejo un abrazo por si quieres utilizarlo.
Besitos/azos
(Ojalá algún día entre todos consigamos echar raíces aéreas para más de uno/a.)

Jovekovic dijo...

En la línea del señor Zurdo, aquí te dejo un abrazo para uso discrecional.
Besazos.

marisa bop dijo...

Muchas gracias a los dos por los abrazos virtuales. En ocasiones son más reconfortantes que los físicos.
Jove, con «uso discrecional» a qué acepción te refieres:
1. adj. Que se hace libre y prudencialmente. (Por mí, ok).
2. adj. Se dice de la potestad gubernativa en las funciones de su competencia que no están regladas. (¡Qué espeluzno!).
3. adj. Dicho de un servicio de transporte: Que no está sujeto a ningún compromiso de regularidad. (ja, ja, ja).
:P

Besotes para los dos.

mexileña dijo...

Marisa, ya sé que mal de muchos consuelo de tontos, pero a veces siento que eso es ley de vida porque no conozco a nadie que no se identifique en algún momento de su vida con lo que describes…y mira que me molesta reconocerlo, pero a veces es complicado cambiar la realidad…pero tiempo al tiempo, eh? Besos guapa!